¿Es el coworking un fracaso?

El trabajo inteligente y el cercano cambiarán para siempre la distribución del lugar laboral. Y hay quienes ya se imagina cómo será la oficina del mañana, ¿quieres saber cómo la imaginan?, continúa leyendo.

Por Redacción Viernes Magazine @ViernesMagazine

La pandemia no dejó de trabajar en equipo, solo nos puso en pausa. A la espera de tiempos mejores, los profesionales que llevan meses realizando sus actividades de forma remota, sueñan con volver a trabajar en un lugar físico con compañeros (al menos unas horas a la semana). De acuerdo a las investigaciones de Capgemini recogidas en el informe El futuro del trabajo: de lo remoto a lo híbrido. Aquí se destaca cómo, aunque la productividad desde casa ha aumentado hasta en un 63% para quienes trabajan en TI y en Marketing, las actividades creativas se han ralentizado debido a las reuniones virtuales y la falta de lluvia de ideas en persona. Junto a la preocupación por la ausencia de reuniones presenciales para resolver problemas, iniciar nuevos proyectos y hacer un balance de las tareas realizadas, la persistencia del trabajo a distancia parece poner en duda a muchos profesionales. Según el informe, el 56% de ellos temen estar siempre activos, es decir, siempre disponibles para realizar actividades laborales, incluso en los momentos dedicados a la vida privada.

El aumento de la productividad de los trabajadores y los beneficios económicos del trabajo ágil, son signos claros de que se mantendrá el trabajo inteligente. Ciertamente no como forma exclusiva de trabajar, sino que se alternará con jornadas en la oficina, para favorecer el intercambio de ideas y la convivencia con los compañeros. Pero, ¿dónde tendrán lugar estas reuniones? Las grandes oficinas corporativas, extremadamente caras de mantener, parecen destinadas a quedar obsoletas, mientras que la posibilidad de alquilar espacios dentro del coworking está llamando la atención de muchos ejecutivos.

El coworking, por tanto, no está muerto sino todo lo contrario, representará una solución cada vez más solicitada por las empresas, que se centrarán en oficinas descentralizadas para limitar el movimiento de empleados, pero al mismo tiempo querrán estimular una cultura colaborativa. Definido cerca del trabajo, este nuevo modo laboral híbrido permitirá a las personas ir a oficinas “satélitales” cercanas a sus hogares, para reducir los viajes y optimizar el tiempo, mientras se mantienen los picos de alta productividad registrados en las oficinas en casa. Así que todo está bien, para todas las estructuras en México, que, de cara a acoger a nuevos trabajadores inteligentes, tendrán que repensar sus espacios. De hecho, los diseños de espacios abiertos y los escritorios compartidos a los que estábamos acostumbrados cambiarán su configuración.

En el nuevo coworking trabajaremos juntos, pero en lugares más fragmentados. Así lo prevé Woods Bagot, un estudio de arquitectura internacional que ha imaginado la oficina del futuro. Entre las configuraciones más probables estará la definida Colectivos: una evolución del espacio abierto organizado en pequeños clusters. Aquí se alternarán áreas informales con áreas dedicadas al trabajo focalizado, ocupadas por pequeños equipos para no generar aglomeraciones. Además, la oficina del mañana podrá aprovechar espacios poco convencionales. Citado en un artículo de la revista Fortune de Italia, la idea de Wylab, incubadora de startups deportivas, responde a las necesidades de trabajadores y empresas, atendiendo también a los propietarios de inmuebles que han sufrido pérdidas por la pandemia. El mecanismo es simple: buscar inversores para convertir casas de vacaciones y residencias urbanas en coworking con múltiples habitaciones y espacios privados a disposición de las empresas. En definitiva, sea cual sea el “caparazón”, el objetivo del lugar de trabajo será promover el confort y estudiar soluciones que hagan que sus visitantes se sientan seguros y estimulados. Empezando por los muebles.

Un híbrido de silla de trabajo y sillón, el Harbour Work Lounge de Haworth combina estilo y practicidad. Ideal para áreas informales de coworking, su tablero y gran superficie para sentarse te permiten trabajar cómodamente y tener tus objetos a la mano. Para proteger la privacidad en los escritorios compartidos, existen accesorios como la Lámpara Corner Office de Pablo Designs. Gracias a su forma plegable y facilidad de reconfigurarla, crean nichos acogedores, iluminando la mesa con sus LED integrados. Donde por razones de espacio no es posible instalar mamparas de cristal, las independientes resultan ser un excelente compromiso. Los Drift of Haworth son fáciles de maniobrar para cambiar la configuración de la oficina durante el día y brindar privacidad, comodidad visual y acústica. Además, gracias a diferentes materiales y colores, permiten personalizar el espacio de trabajo, en línea con las últimas tendencias de diseño. ¿Te gusta la idea?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s