Mictlán es la leyenda detrás de Coco y el Día de Muertos

Por Redacción Viernes Magazine @ViernesMagazine

Según la tradición mexicana, los muertos no se van al cielo o al limbo, se van al Mictlán, un inframundo conocido como la Tierra de los Muertos, que implica un largo viaje para las almas en busca de su último lugar de descanso. A ese sitio solamente se puede llegar en compañía del animal más noble, un perro que, como Virgilio llevando a Dante a través de los círculos del infierno en La Divina Comedia, se convierte en guía de la vida después de la muerte, asegurándose de que los muertos no viajen solos y encuentren la entrada a ese otro mundo.

“Nuestros abuelos contaban que la muerte significa alegría, trascendencia y regresar al lugar de origen, el cuerpo se desintegra, pero el espíritu vive por toda la eternidad”, mencionó Ayaotekatl, nativo de Azcapotzalco, perteneciente a la tribu tepaneca, para la Gaceta UNAM.

Tráiler de Coco

Al Mictlán, según cuenta la leyenda, se llega después de un viaje de cuatro años en los que las almas van recorriendo los distintos niveles del inframundo, después del cual llegan a un estrecho río en el que un perro los ayuda a cruzar al otro lado. La historia dice que, siguiendo el proceso del viaje, la muerte no es instantánea o una desaparición, es algo que le va pasando a las almas lentamente, que finalmente se van por completo al dejar de existir en los recuerdos de los vivos.

Son las ofrendas que se colocan los altares del Día de Muertos, las que mantienen a las almas vivas, y de ahí viene la tradición de celebrar a los difuntos en un día especial en el que, supuestamente, la conexión entre los dos mundos es más fuerte. Mictlán es también la razón por la que los antiguos habitantes de México tenían perros.

“Dicen que el difunto que llega a la ribera del río arriba, luego mira al perro, si este conoce a su amo se echa nadando al río, hacia la otra parte donde está su amo y lo pasa a cuestas. Por esta causa los naturales solían tener y criar a los perritos, para este efecto; y decían, que los perros de pelo blanco y negro no podían nadar y pasar el río, porque decía que el perro de pelo blanco: yo ya me lavé, y el perro de pelo negro decía: yo me he manchado de color prieto, y por eso no puedo pasarlos. Solamente el de pelo bermejo podía pasar bien a cuestas a los difuntos”, escribió Bernardino de Sahagún.

Lo que vemos en la película de Disney-Pixar Coco, es una celebración tradicional del Día de Muertos, en donde Miguel y su familia se preparan para recordar a sus familiares que ya no están, entre ellos un personaje que está a punto de ser olvidado y, por lo tanto, su viaje a través del inframundo llegará a su fin. Coco nos deja ver los colores, las tradiciones y la alegría con la que los mexicanos percibimos la muerte, con una tradición que en muchos lugares se sigue viviendo con fiestas, bailes y celebraciones.

En la película, Miguel viaja al Mictlán por accidente, en compañía de un perro como el de las leyendas, y ahí descubre que su abuela, tíos y familiares fallecidos siguen esperando por la llegada de los otros. Sus fotos y alimentos favoritos en los altares les dejan saber que no los han olvidado y le toca al niño encontrar el camino de regreso para evitar que su pariente desaparezca por completo. Claro que el Mictlán real no es tan colorido como en la película de Disney – Pixar, pero es un lugar especial en el que los mexicanos tienen una nueva oportunidad de vivir, al menos hasta que llega el olvido. ¡Ya casi celebramos a nuestros muertos!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s